Hay algo extrañamente sagrado en la sal...

está en nuestras lágrimas y en el mar.